Artigos da congregação
0

Día del trabajador y San José obrero

El 1 de mayo, el día internacional de los trabajadores, una vez más hacemos memoria de los Mártires de Chicago, sindicalistas anarquistas que fueron ejecutados en Estados Unidos por participar en las jornadas de lucha por la consecución de la jornada laboral de 8 horas, que tuvieron su origen en la huelga iniciada el 1 de mayo de 1886.

São José 5Nosotros también hacemos memoria de San José Obrero.

Hacemos memoria, para que el recuerdo de estos dos acontecimientos, al “volverlos a pasar nuestro corazón”, inspire nuestra pasión por el presente y renueve nuestra esperanza en el futuro.

Esta sangre derramada por aquellos trabajadores, sigue clamando, nos sigue gritando: “!Lo más importante es el ser humano! El ser humano esta por sobre el capital y sobre el lucro!”.

Hace más de 130 años que este grito golpea la conciencia de la humanidad, llamándonos a crear un sistema más humano, más justo, con mayor oportunidades para todos y todas.

San José, el hombre justo, nos puede ayudar a hacer memoria del Sueño de Dios, expresado en el Génesis: “Ganarás el pan con el sudor de tu frente”. Esta expresión si bien esta vinculada “al castigo” en el texto, podemos hacer otra lectura de esa misma frase.

Miremos detenidamente “el sudor”.

Un trabajador tiene “sus manos”, “sus ideas-inspiraciones”, “la materia prima” y decide crear-amasar “su pan”. “El sudor” es la expresión en el cuerpo que deja en evidencia el transito de cómo la materia prima al pasar por las manos del trabajador, después de varias horas o días, se transforma en “la obra de sus manos”, simbolizada en “el pan”.

Es decir, nos vamos haciendo humanos a través de este “sudor”, vamos descubriendo y desplegando nuestra vocación humana, de ser co-creadores con el Creador, hechos a “su imagen y semejanza”.
El sudor no es castigo, es una oportunidad para ir haciéndonos humanos, para seguir amasando este pan de la fraternidad universal.

Que en este primero de mayo podamos seguir honrando tanta sangre derramada, ganándonos el pan con el sudor de nuestra frente, viviendo y creando estructuras laborables más justas y más solidarias. Que San José nos ayude a amar “la obra de nuestras manos” y a seguir amasando el pan nuestro de cada día.

Los abrazo

Su hermano, Carlos Saracini, CP
Parroquia de Santa Gema
Montevideo – Uruguay

Compartilhe:
  • googleplus
  • linkedin
  • tumblr
  • rss
  • pinterest
  • mail

Escrito por Província do Calvário

Assessoria de Comunicação da Província do Calvário em parceria com a agência Minha Paróquia. Caso queira contribuir com artigos e notícias, entre em contato pelo FALE CONOSCO!

Deixe o seu comentário

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *